Imprimir

Nota de Prensa FAPA-RM: Prueba de 3º

Escrito por FapaRm. Publicado en Federación

FaceBook  Twitter  
0 Comments

¿DEBEN REALIZAR LA PRUEBA DE 3º DE PRIMARIA IMPUESTA POR LA LOMCE NUESTROS HIJOS?

 

Murcia, 7 de mayo de 2015.-La Federación de AMPAS Juan González no comparte que buena parte de la reforma que pone en marcha la LOMCE, se base en la realización de pruebas externas y puntuales usadas como termómetro de la salud educativa.

Estamos convencidos que la evaluación debe servir para ayudar al alumnado en su proceso educativo y no para señalar al alumnado y a los centros. Apoyamos la realización de pruebas de diagnóstico sin efectos académicos, con la participación y colaboración de la comunidad educativa que facilite información que permita el desarrollo de planes de actuación y mejora que contemplen medidas específicas.

Siguiendo las instrucciones que marca la LOMCE, este curso los escolares de 3ª de Primaria realizarán una prueba escrita para evaluar los procesos de enseñanza y aprendizaje.

La Consejería de Educación, Cultura y Universidades publicó el 17 de abril una orden que regula dichas pruebas, que se realizarán durante los días 12 y 13 de mayo, conforme a la resolución publicada el 18 de abril.

Parala realización y corrección de las mismas estará a cargo el profesorado de cada centro. En cada grupo habrá dos profesores: el tutor correspondiente (u otro de los profesores que impartan clase al grupo) y un segundo maestro, que no tenga relación directa con el grupo y que será el responsable en la aplicación de la prueba.

Los resultados serán dados a conocer de una manera específica a las familias y a los centros, así como también de una manera estadística y pública mediante un ranking de centros.

 Entendiendo que dicha prueba no puede en sí misma suponer ninguna mejora de los resultados, la FAPA consultó en marzo a la Consejería respecto al objetivo de la prueba, la publicación de datos y las medidas a adoptar. La respuesta nos llegó ayer a través del Consejo Escolar de la Región de Murcia, remitiéndonos a la legislación que sobre este tema ha publicado la Comunidad Autónoma de Murcia.

 

 

 

 

La nueva normativa expresa con ambigüedad lo que compete hacer al claustro de profesores tras el resultado de la prueba: “De resultar desfavorable ésta, adoptarán las medidas ordinarias de refuerzo y apoyo o extraordinarias oportunas, en función del análisis de los resultados de dicha evaluación, así como de la evaluación continua y global de los procesos de aprendizaje del alumnado, según dispone el artículo 12.3 del Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero y los artículos 26.7 y 27 del Decreto 198/2014 de 5 de septiembre”. Asimismo afirma que la Consejería “adoptará cuantas medidas estime oportunas”.

Lo que sí sabemos es que los resultados van a recogerse en el expediente de los alumnos y alumnas y que tal como aparece en el artículo 27, punto 5 del Decreto n.º 198/2014, de 5 de septiembre, por el que se establece el currículo de la Educación Primaria en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia

 “la repetición se considerará una medida excepcional y se tomará tras haber agotado las medidas ordinarias…atendiendo especialmente a los resultados de las evaluaciones individualizadas de tercer curso de Educación Primaria”.

No se vislumbra en el documento ningún compromiso efectivo, ni se prevé ninguna financiación para medidas de refuerzo o planes de intervención específica. Vemos, en cambio, cómo se impone cierta retórica sobre la “calidad educativa” mientras se destina menos profesorado a los centros, se permite más alumnos por aula o se reduce la aportación económica.

La efectividad real de estas pruebas no solo está en entredicho; además suponen un estrés añadido para los escolares, que invierten tiempo en su preparación y, a estas edades, la escuela debería estar más pendiente de garantizar la igualdad de oportunidades, acompañar el desarrollo personal y estimular el deseo de aprender.

Ante la ambigüedad y la falta de datos claros sobre las medidas a tomar, desde la Federación Juan González  no podemos animar a las familias a que sus hijos participen en dichas pruebas y sí recomendarles que reflexionen como dichas pruebas pueden incidir en el proceso educativo de sus hijos e hijas, aunque sí dejamos la puerta abierta a las familias que no quieran que sus hijos participen en dichas pruebas por los argumentos anteriormente esgrimidos.

Comentarios: