Imprimir

Nota de Prensa FAPA-RM: La educación regional a la cola del panorama educativo nacional.

Publicado en Actualidad

FaceBook  Twitter  
0 Comments

LA  EDUCACIÓN EN LA REGIÓN DE MURCIA está a la cola dentro del panorama educativo nacional. La FAPA JUAN GONZÁLEZ exige una hoja de ruta clara para la educación pública en el medio plazo.

 

Las estadísticas no engañan, una tasa de abandono educativo temprano del 25% está muy por encima de la media europea, de los objetivos de Europa dentro del marco 2020 que eran los de reducirla al 10%, y también sobrepasa sobremanera a la media estatal situada en el 18% y muy por encima de la comunidad del País Vasco situada en el 7%. Este indicador, el abandono educativo temprano, nos viene a decir el número de jóvenes entre 18 y 25 años que no cursa estudios superiores a los obligatorios, o lo que es lo mismo que un cuarto de los jóvenes no tiene ninguna expectativa sobre sistema educativo para mejorar su vida dentro de una sociedad tan compleja como la nuestra, un fracaso absoluto.

NO tenemos los medios económicos suficientes pero tampoco existe un plan. Se ha perdido demasiado tiempo con la LOMCE, una normativa educativa sin el consenso mínimo necesario para su implantación. El PP solo disponía de una mayoría parlamentaria para su aprobación en diciembre de 2013, y ahora no se sabe qué hacer con ella, cómo desguazarla. La subcomisión creada en el Congreso de los Diputados y Diputadas a tal efecto parece que no da señales claras de adonde se dirige.

Desgraciadamente a nivel regional la cosa se nos complica aún más. Estos últimos cinco cursos están marcados por, ser los primeros de la clase en la implantación de la contestada LOMCE, por la sucesión de un Consejero de Educación que utilizó la educación de nuestros hijos e hijas como pista de lanzamiento político, el imputado Pedro Antonio Sánchez, una Consejera que hasta el 2015 nunca había pisado un patio de colegio, María Isabel Sánchez-Mora, sustituida por la actual Consejera de Educación Adela Martínez-Cachá que sigue manteniendo los dos guías educativas fundamentales de sus predecesores, la libre elección de centro y la generalización de centros bilingües.

Pero a la misma vez que asistimos a este estancamiento, en nuestra región se suceden jornadas educativas, organizadas por colectivos de distinta índole, en donde se ponen de manifiesto como mejora el rendimiento escolar cuando las familias participan en los centros de forma activa, cuando el profesorado de un centro está motivado para diseñar un proyecto educativo concreto y lucha por llevarlo al mejor puerto, o cuando se abandonan metodologías educativas obsoletas basadas en el libro de texto como principal recurso y la prueba escrita o examen como principal instrumento de evaluación y se asumen trabajo en proyectos integrados.

No podemos esperar a que el escenario político se estabilice. Los tiempos educativos no coinciden con los políticos. Es hora de diseñar un plan claro y consensuado más allá de los partidos políticos, es hora de invertir en educación y conocimiento para entrar de lleno en el siglo XXI. Seguimos a la espera.

 

14 de noviembre de 2017

FAPARM-JUAN GONZÁLEZ

Comentarios: