Imprimir

¿Quienes somos?

FaceBook  Twitter  
0 Comments
Conócenos

La Federación Regional de Asociaciones de madres y padres nace el 15 de enero de 1977, aunque no fue legalizada hasta el 13 de septiembre de 1979. Su constitución fue fruto de la necesidad que sintieron las APAS de actuar coordinada y conjuntamente con una sola voz ante la Administración educativa, así como para que la actuación del conjunto de Apas actúen con los mismos criterios.

La FAPA de la Región, participó en 1979 en la fundación de la Confederación Estatal de Asociaciones de Padres y Madres (CEAPA), implantada en todas las Comunidades Autonómicas. Desde dicha fecha formamos parte de Ceapa.
En la actualidad la FAPA de la Región de Murcia está formada por más de 450 APAS, con una representación aproximada de unos 145. 000 padres y madres.

¿Qué pretendemos?

Ser el órgano de relación y coordinación entre las asociaciones directamente o a través de las federaciones locales y/o delegaciones, que la integran con el objetivo de potenciar sus posibilidades de actuación y facilitar la óptima consecución de los propósitos fijados en sus respectivos Estatutos.
La Federación pretende ser cauce y vehículo de las inquietudes que padres y madres tengan en materia educativa; por lo tanto es su vocación ser organización social con capacidad para manifestarse y plantear alternativas ante cualquier acontecimiento o planteamiento, sea de carácter político, social o económico.

La finalidad de la Federación es trabajar por conseguir:

  • La escolarización total y gratuita de 0 a 18 años, dentro la red pública.

  • La plena gratuidad de la enseñanza en los niveles obligatorios, incluyendo las actividades complementarias y extraescolares, los libros y demás material escolar, comedor y transporte. Asimismo la generalización y suficiencia de ofertas de puestos escolares públicos y gratuitos en los niveles no obligatorios.

  • Que todo el alumnado reciba una educación científica y de alta calidad, orientada al pleno desarrollo de su personalidad y al fomento de los hábitos intelectuales y de trabajo, así como su espíritu cívico.

  • Que la actividad educativa forme en el respeto de los derechos y libertades fundamentales establecidos en la Constitución y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, especialmente en los valores de la paz y la solidaridad, y en el ejercicio de la tolerancia, libertad y justicia. Y asimismo que la educación financiada con fondos públicos carezca de todo tipo de adoctrinamiento, sin discriminación por razones étnicas o de sexo.

  • Una educación que capacite al alumnado para el ejercicio de una profesión, o para la continuación de estudios superiores, y facilite la inserción social y laboral del disminuido físico/psíquico.

  • Una escuela pluralista, compensadora de desigualdades, no discriminatoria, que haga efectiva la igualdad de oportunidades, integradora de las diferencias del alumnado y que asuma las peculiares características de su entorno.

  • Una escuela democrática y participativa, gestionada democráticamente, con intervención de los Padres, Madres o Tutores de Alumnos/as y de sus Asociaciones, así como de los demás sectores afectados en la educación.

Comentarios: