Imprimir

Modelo de escuela pública

FaceBook  Twitter  
0 Comments

La Escuela Pública es la escuela de todos y para todos con independencia de la clase social, el género, la etnia o la capacidad económica, es decir cuando constituye (es en la práctica) un servicio público del que nadie se siente excluido. (Solamente se puede llamar servicio público cuando la enseñanza que imparte es para todos sin exclusiones). Además, es necesario considerar que ninguna escuela, por el hecho de su titularidad es más o menos pública. El carácter de pública no lo da, exclusivamente su  titularidad, sino el modelo que en ella se desarrolle.
El carácter público de los centros educativos viene determinado porque la titularidad, la forma de funcionamiento, las finalidades y las actividades cotidianas son públicas en su pleno sentido, lo cual implica el dirigirse a toda la población, con especial atención a los sectores populares, con garantías de calidad y fines igualitarios, así como una organización plenamente democrática.
Por tanto, y esto es muy importante el término escuela pública (1) incluye al menos dos conceptos. El primero hace referencia a la titularidad: la escuela pública es del Estado. El segundo, y sin duda más importante, se refiere a que dicha  escuela este  al servicio del público, es decir, abierta a todos.

Todos sabemos que la escuela concertada y privada no es del Estado y mayoritariamente no está al servicio del público, sino solo de cierto público, muy minoritario, en la privada y bastante más amplio en la concertada, la cual en principio, es tan gratuita como la pública.

CARACTERÍSTICAS O SEÑAS DE IDENTIDAD DEL MODELO DE ESCUELA PÚBLICA

GRATUITA
La financiación pública es el único garante de que el derecho a la educación se produzca en condiciones de igualdad para toda la ciudadanía.
La gratuidad es lo que abre la puerta a que pueda asistir a ella cualquier persona independientemente de su clase social y nivel económico sin tener que pagar nada a cambio. La gratuidad es algo más que tener una plaza en un centro educativo. La gratuidad debe abarcar a los libros y materiales curriculares alternativos, transporte, comedor escolar, actividades extraescolares, etc. Es evidente que estamos lejos de poder decir que la gratuidad de la educación sea un hecho, como figura en el artículo 27.4 de la Constitución cuando dice “la enseñanza básica es obligatoria y gratuita”.

DEMOCRÁTICA (2) Y PARTICIPATIVA

Una escuela es democrática y participativa cuando es de todos los miembros de la sociedad es decir, cuando a diferencia de la privada, nadie la puede reivindicar para sí excluyendo de su disfrute a los demás.

Una escuela democrática y participativa trabaja para que su organización, su control y gestión residan en la comunidad educativa y que los intereses colectivos y comunes de todas las personas que la integran, prevalecen por encima de cualquier interés particular y corporativo. Una escuela será más o menos democrática en función de que su organización, su control y gestión residan en la comunidad educativa y que los intereses colectivos y comunes de todas las personas que la integran; prevalecen por encima de cualquier interés particular y corporativo.

Una escuela democrática y participativa potencia la participación hasta lograr que todos lo que forman la comunidad educativa: Padres, profesorado, alumnado se comprometan en la tarea educativa, eliminando toda suspicacia entre ambos colectivos.

Una escuela democrática y participativa trabaja para aumentar la participación del alumnado, a fin de lograr que se sientan sujetos activos y protagonistas en el aula y en el centro, hasta conseguir que llegue a ver y experimentar que su participación, en los  órganos de gobierno del centro, en su capacidad de reunirse y de formular propuestas es una realidad.

Una escuela democrática y participativa se plantea, con todos  los medios a su alcance, conseguir que la igualdad de oportunidades en el acceso se convierta en una verdadera igualdad de oportunidades en el proceso. Trabajando para eliminar cualquier barrera que dificulte el desarrollo de las máximas capacidades de todo su alumnado.

Una escuela democrática y participativa propicia que el proyecto educativo de centro se proyecte en la comunidad educativa, en el sentido más amplio, posibilitando la participando de todas las personas que así lo decidan.

Una escuela democrática y participativa se plantea un currículum democrático que le permita ir más allá de la imposición de la cultura dominante y que tiene en cuenta las preocupaciones y cuestionamientos del alumnado. Un currículum democrático es el que considera al alumnado no como un consumidor pasivo, que tiene que engullir los contenidos de los programas y/o libros de texto, sino que potencia la participación del alumnado en la construcción del conocimiento. Es decir, se trata de una escuela en la que todos y en especial el profesorado trabajan por que el currículum impuesto, el oficial, no siga siendo la verdad absoluta.

LAICA.
En la Escuela Pública no caben los adoctrinamientos sean del signo que sean, por eso la Escuela Pública es plural ideológica y culturalmente es decir, no practica el adoctrinamiento y garantiza la libertad de pensamiento y expresión.
Su espacio, precisamente, por ser público pertenece a todos, por lo que toda actividad que se haga en el centro tiene que permitir el poder ser compartida por todo el alumnado. Por ello, ningún alumno y alumna puede ser segregado por las convicciones religiosas o filosóficas de sus familias. En una escuela laica el hecho religioso y filosófico se plantea, exclusivamente, desde un punto de vista histórico y de influencia en nuestra cultura y no desde el adoctrinamiento.
Sin embargo, la escuela pública promueve una educación de acuerdo con valores universalmente reconocidos, como son la justicia social, la solidaridad, la cooperación, la tolerancia, la igualdad sin distinción de grupos humanos y de sexo, el respeto a la identidad cultural y lingüística, así como la resolución pacífica de los conflictos

INTEGRADORA (3) E INCLUSIVA (4)

La Escuela Pública tiene entre sus señas de identidad ser integradora e inclusiva. La Escuela Pública es la que apuesta por una o educación para todos como un reto a asumir y desarrollar en el siglo XXI. La Escuela Pública, acoge a todo el alumnado, comprometiéndose a hacer cualquier cosa, que sea necesaria, para proporcionar a cada estudiante de la comunidad el derecho de pertenencia a un grupo y a no ser excluido.

La escuela inclusiva es aquella que asume el principio del respeto y reconocimiento a la diferencia del alumnado y que se organiza de una forma flexible, a fin de que pueda atender a toda la diversidad de alumnado existente. Por tanto, no discrimina ni segrega, sino que favorece la integración y combate el fracaso escolar trabajando por el éxito educativos de todos.
La escuela inclusiva es aquella que atiende a cualquier alumno y alumna cuyas diferencias puedan dificultar su proceso de aprendizaje. La escuela inclusiva no enfoca la enseñanza, en la práctica, hacia quienes llegarán al final a los niveles académicos de más prestigio. Es decir, la enseñanza que imparte no es selectiva, no deja por el camino a aquel alumnado que no alcanzan los objetivos de cada nivel.
Lograr que la escuela pública sea inclusiva y que se convierta en la “Escuela para todos”, implica trabajar desde todos los frentes de la comunidad escolar y educativa en un sentido amplio, para transformar los procesos de enseñanza y aprendizaje eliminando cualquier práctica excluyente que dificulte el éxito educativo de todos.


1. Hoy existe un interés de determinados sectores e incluso de algunas Confederaciones y federaciones de AMPAS de la Región de Murcia, que califican de públicos a todos los centros docentes que reciben fondos públicos, saltándose uno de los requisitos básicos del servicio público, es decir, que el centro este abierto a todos los públicos, no solamente a un cierto público.

2. La principal característica de una escuela pública es que sea “democrática” Tan importante es esta seña de identidad que se puede decir, que el mayor o menor grado de democracia de una escuela servirá de indicador para medir su proximidad o alejamiento al modelo de escuela pública.

3. Una escuela integradora  es aquella que se plantea la compensación de las desigualdades, que hace efectiva la igualdad de oportunidades y que integra y no discrimina. Sin embargo, es un hecho que la escuela a pesar de los muchos cambios que han operado en el avance hacia la integración existen, aun, muchas dificultades para desarrollar diversidad actual del alumnado, amparándose, no pocas veces, en una exclusión encubierta a través de la competición, agrupaciones homogéneas o itinerarios encubiertos.

4. La inclusión supone un proceso que debe transformar el sistema educativo y en consecuencia la escuela pública. La educación inclusiva es participación de todos los niños y jóvenes y remover, hasta conseguirlo cualquier prácticas excluyente.

Comentarios: